Nuestro sentido del olfato es el más fuerte de nuestros sentidos, teniendo un vínculo directo con dos grandes áreas del cerebro involucradas en la emoción y la memoria: la amígdala y el hipocampo. El olor puede desencadenar una respuesta emocional instantáneamente si hay información almacenada en el cerebro asociada con un olor particular véase marketing olfativo sensorial

Es una faceta increíble de nuestra capacidad cerebral, ya que la riqueza de nuestros recuerdos informa de nuestras vidas. Esta integración de los sentidos se puede denominar percepción intermodal o integración multi-sensorial, y la investigación continúa profundizando en cómo nuestros cerebros eligen y procesan la información para percibir el mundo que nos rodea y darle sentido.

En un estudio realizado por Daniel Wesson y Donald Wilson, los participantes olieron diferentes vinos y los emparejaron con un sonido con el fin de enfatizar las características y aprender más sobre el espectro de los vinos. La mayoría de los participantes eligieron los mismos emparejamientos, como el acoplamiento del vino con notas afrutadas con un sonido de piano y olores de musgo, demostrando que ciertos olores pueden asociarse con otras experiencias sensoriales particulares. Cuando se combinan mediante la percepción intermodal, se hace una memoria rica y única, que involucra múltiples componentes sensoriales y que tiene un mayor impacto en nuestros recuerdos.

Sin embargo, el concepto de integración multisensorial no sólo está presente en la ciencia y la investigación; las marcas lo han utilizado como una manera de provocar un mayor impacto en su audiencia (véase la exposición reciente del museo de los sentidos en Nueva Yok, en donde las diversas estancias fueron adaptadas para estimular las emociones usando olor mediante ambientadores profesionales, y también mediante el tacto, la visión y el sonido) y los artistas los han utilizado como una forma de enriquecer la interpretación de sus eventos. Visión y sonido es un emparejamiento particularmente popular de los sentidos.

En el mundo de la danza y la música electrónica, muchos artistas consideran que su elemento visual es tan importante como el sonido que están creando en su ambiente durante un show en vivo. Eric Prydz, por ejemplo, está en medio de su recién lanzado EPIC 4.0, que utiliza la producción avanzada de escenarios y la tecnología a través de un equipo de diseñadores visuales e ingenieros de sonido para crear una experiencia atmosférica con pantallas digitales y mapas de proyección 3D.

En otro ejemplo de un proyecto artístico multi-sensorial, Una empresa ayudó a lanzar una exposición de sonido y olor. Unsound Festival, una serie de música experimental que comenzó en Polonia en 1993, fue llevada a Nueva York en 2014, donde una de las exposiciones fue Ephemera. Tres sonidos diferentes llamados ruido, zumbido, y bajo, fueron creados y difundidos para emparejarse con los sonidos particulares de cada músico Tim Hecker, Kode9 y Ben Frost. Cada sonido y olor estaba presente en su propia estancia para crear un ambiente estimulante para el trabajo de cada artista.

Las experiencias se vuelven más únicas cuando los sentidos múltiples están involucrados, creando un mayor impacto en nuestros recuerdos y en una audiencia. La misma parte del cerebro que se encarga de procesar los sentidos es responsable de almacenar los recuerdos emocionales. Las emociones son la clave para almacenar información en el cerebro. Con el fin de llegar sinceramente a su audiencia. recomendamenos el uso del olfato, ya que este es el enlace más fuerte a nuestros recuerdos!

El sentido del olfato es tan singular porque es el único sentido que se conecta con el sistema límbico, que se encuentra dentro del cerebro. Es un conjunto de estructuras que trata con los recuerdos y las emociones. Esta es la razón por la cual el olor puede llevarlo de retrotraer a un momento y lugar en particular en un instante, más rápido que cualquiera de los otros sentidos. La capacidad de reconocer un olor y vincularlo a un recuerdo es del 65% en comparación con el 50% con visión.

Con el fuerte vínculo que hay entre el olor, la memoria y las emociones, no es de extrañar que el olor afecte nuestro estado de ánimo. Experimente algo positivo en el pasado, y el olor asociado se percibirá como positivo cuando vuelva a aparecer en el futuro. Los aromaterapeutas creen firmemente en el uso de aromas naturales para relajar y estimular a las personas; Por ejemplo, los aromas cítricos aumentan la producción de serotonina, que es la hormona feliz, mientras que el romero, la menta, y el eucalipto aumentan el flujo sanguíneo y aumentan nuestra energía, y el jazmín activa los sistemas de opioides en el cerebro que promueven el placer.

La incorporación de capas multisensoriales como el sonido y la fragancia, en experiencias y lugares de trabajo, evoca emociones, estimula la memoria y es excelente para la creatividad. De hecho, el olor impacta en el 75% de nuestras emociones y puede aumentar la resolución creativa de problemas, lo que demuestra cuán poderoso es realmente.

En E-sensorial creamos experiencias sensoriales a nuestros clientes mediante el sentido del olfato , en su mayoría pequeño comercio pero también todo tipo de negocios con presencia del cliente, con el objetivo que el proceso de compra ó la estancia del cliente en un determinado establecimiento sea una experiencia en sí misma.