¿Qué sucede realmente cuando te detienes a oler las rosas?

Los aromas son como todo lo demás en el mundo: están hechos de moléculas. Cuando inhalas el aroma de una rosa, en realidad estás inhalando moléculas que la rosa libera en el aire.

Estas moléculas viajan por la nariz y se adhieren a la membrana olfativa, que contiene terminaciones nerviosas altamente especializadas llamadas receptores olfativos. Hay millones de receptores olfativos y pueden reconocer millones de moléculas aromáticas diferentes.

Una vez que estos nervios reconocen una molécula de olor en particular, envían una señal a su bulbo olfatorio, que envía señales a su corteza y sistema límbico.

La corteza es donde se procesa la información: es el centro de los pensamientos, de la percepción, creatividad y del lenguaje. El olfato es el único de tus cinco sentidos que afecta directamente a tu corteza. Todos los demás sentidos tienen que pasar a través del tálamo para ser procesados. Es por esto por lo que los aromas pueden provocar reacciones tan inmediatas.

La aromaterapia con aceites esenciales afecta a las hormonas y a la respuesta al estrés de tu cuerpo

A continuación, se liberan hormonas y neuroquímicos. Las diferentes hormonas y neuroquímicos crean diversas reacciones en su cuerpo. Por tanto, si una rosa te recuerda al amor, estarás inundado de pensamientos románticos y sensaciones sensuales.

Si la lavanda te relaja, como sucede con muchas personas, tu cerebro crea neuroquímicos calmantes y tu cuerpo se llena de hormonas relajantes.

El «Modo de relajación» significa que tu sistema nervioso parasimpático está activado; esto es lo opuesto a la respuesta al estrés de «lucha o huida».

Cuando se produce  la respuesta al estrés, todo se acelera. Tu cuerpo se inunda de adrenalina y cortisol. La adrenalina aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, mientras que el cortisol reduce la función de los sistemas corporales que no son esenciales en situaciones de lucha o huida, como el sistema inmunológico.

La respuesta parasimpática funciona de manera opuesta. Libera hormonas relajantes que te hacen sentir bien y permite que tu cuerpo descanse, se recupere y se cure.

La aromaterapia puede afectar a la función inmunológica y a la salud en general, al ayudar a activar la respuesta parasimpática, pero también tiene un impacto más directo.

Entonces, ¿cómo absorbe y usa nuestro cuerpo los aceites esenciales?

Cuando inhalas aceites esenciales de aromaterapia, el cuerpo absorbe las moléculas a través del conducto nasal, la membrana olfativa, los senos nasales, la tráquea y los pulmones. Cuando aplicas aceites esenciales de aromaterapia en la piel, también se absorben las moléculas de esa manera. La piel es excelente para absorber sustancias grasas, similares a los lípidos, como los aceites. (¡Es por esto  por lo que realmente necesitas tener cuidado con lo que te pones en la piel!).

La aplicación de aceites de aromaterapia en los puntos de pulso es muy eficaz porque la piel se sitúa justo encima de las venas y arterias, lo que significa que los componentes terapéuticos se absorben y pueden llegar directamente a la superautopista interna. Estos componentes tienen varios efectos en el cuerpo, muchos de los cuales han sido investigados.

Por ejemplo, se ha demostrado que el componente 1,8 cineol del aceite esencial de eucalipto globulus reduce la respuesta inflamatoria. El aceite de lavanda angustifolia se usa a menudo por la misma razón.

Imagínate todas las cosas por las que hace pasar a su cuerpo que causan inflamación. Azúcar, alcohol, grasas trans, exagerar los ácidos grasos omega-6 sin equilibrarlos con omega-3, ¡incluso no usar hilo dental provoca una inflamación crónica bajo nivel! Ahora imagina acondicionar tu cuerpo con un aceite de aromaterapia como la lavanda, que puede reducir la inflamación de manera suave pero persistente, mientras te ayuda a liberar el estrés y relajarte.

La aromaterapia realmente afecta a tu cuerpo de una manera integral y holística. ¡Tus emociones, hormonas y respuestas curativas mejorarán!