En Junio pasado, el marketing olfativo se unió con un  artista de Tokio, Michio Koide,  para perfumar su exposición.  El evento, que tuvo lugar en la galería Nippon en Nueva York, fue una muestra de la belleza tradicional japonesa transformada en joyería.

El equipo de artistas mezcló cuentos tradicionales y figuras históricas de la cultura japonesa en su propia visión del arte contemporáneo. A fin de aportar a la exposición un nivel sensorial, los asistentes de la galería se encontraron a su llegada con una fragancia de bambú japonés. Michio Koide y su equipo escogieron una fragancia tradicional y moderna que refleja la interpretación contemporánea de las imágenes clásicas utilizadas como fuente de inspiración. Notas altas de limón y mandarina flotaban en todo el espacio para crear un ambiente refrescante. Estas notas cítricas mezcladas con jengibre para añadir un toque de picante, mientras que las notas de madera de cedro leñosas mezcladas con una nota fresca para completar el aroma. Este olor persistío durante toda la visita a la exposición como una manera de imitar los elementos naturales y crear una impresión duradera de la experiencia visual.

Belle Haleine – El aroma del arte

El museo Tinguely está llevando a cabo el proyecto de una serie de exposiciones con la que, en los próximos años, arrojará  luz sobre el complejo tema de los cinco sentidos en el ser humano y de su representación en el arte. Como el primer show de esta serie, la exposición colectiva “Belle Haleine, El aroma del arte”, se ocupa del  fenómeno fascinante y fugaz de olor y con ello va más allá de la forma de experimentar el arte en un museo tradicional, donde el sentido de la vista estaba por encima de todo.

A través de más de 1.200 m² , presenta  salas multimedia, vídeos, esculturas y objetos, obras conceptuales, dibujos, fotografías y gráficos de un interminable número de artistas internacionales.

La exposición pone en el foco el potencial olfativo de nuestra percepción estética,  y al hacerlo, plantea una serie de preguntas: ¿Qué sucede cuando la nariz de repente juega el papel principal en la vivencia de arte? ¿Cómo funciona el olfato en el arte? ¿Pueden los olores influir en áreas de nuestra vida, y por ello, ser de utilidad como medio de expresión artístico-creativa? ¿Pueden los artistas tener éxito con sus obras con la activación de sentido del olfato del espectador en su nivel emocional y cognitivo sin utilizar ningún olor al mismo tiempo? Pueden los olores ser descritos y representados visualmente en forma abstracta? Las exposiciones en el Museo Tinguely demuestran que efectivamente existe este lugar para experimentarlo y con ello ampliar el concepto del arte en la dimensión olfativa. Esta dimensión ha ganado considerablemente en importancia en los últimos años. Como un sentido bioquímico, el olfato es apperceptual y es una de nuestras capacidades sensoriales más antiguas. Puede ser experimentado directamente, ya que nuestra percepción del olor está directamente relacionada con el sistema límbico. Como una característica sensorial importante,  nuestro sentido del olfato está estrechamente asociado con el recuerdo y con la calificación de ciertas experiencias, y está diseñado para integrar la información de lo ocurrido en el momento presente.  Por lo tanto, los olores evocan emociones, recuerdos y asociaciones que están subjetivamente y culturalmente relacionados..

El uso de ambientadores profesionales en el arte a menudo se produce subversivamente y rompe muchos tabúes. Un cierto aroma nos atrae o nos repele. Los aromas provocan, estimulan y nos influyen muy directamente. Los artistas hacen uso de esta circunstancia y, al hacerlo, colocan varias cuestiones candentes de nuestro tiempo y la sociedad en el centro de sus obras. En una primera sala, representaciones alegóricas del olor del Barroco forman el prólogo de la exposición. Junto a éstas obras,  se colocan documentos de artistas tan importantes de la década de 1920 como Carlo Carrà, Man Ray, o Marcel Duchamp; En éstos, la respiración y el fenómeno volátil de olor se recoge en diferentes maneras. Con el inicio de las vanguardias a principios del siglo 20 la relación entre el arte y el sentido del olfato se convirtió en actualidad. Los artistas del siglo 20 se esforzaron para conseguir una sinestesia, una interacción de múltiples entradas sensoriales.

El foco principal de la exposición se encuentra en una selección de obras de arte a partir de los últimos veinte años, en la que el sentido del olfato es protagonista de diversas maneras.

Un tema importante es la relación ambivalente con el cuerpo humano y sus olores naturales, efluvios y sustancias mensajeras, que se intenta influir a través de desodorización. Sylvie Fleury en Aura Soma (2002) – 102 pequeñas botellas que están llenos de aceites y agua en diferentes colores – aborda el fenómeno de la moda del esoterismo y la terapia de olor y aroma asociados con este.

En la instalación de Cildo Meireles, el visitante es sorprendentemente enfrentado a fuertes emociones a través de su participación directa. Por medio  de las nubes suave de polvos de talco, una vela y un odorizante sulfuroso sintético que se mezcla con el gas doméstico como un olor de advertencia para alertarnos sobre una fuga de gas, las asociaciones con el limbo y los horrores del Holocausto se evocan inevitablemente. Emociones totalmente contrarias se experimentaron  con un video y un  instalación de sonido del artista estadounidense Bill Viola. El visitante está envuelto por el intenso olor de vapor de eucalipto que llena toda la habitación. Sobre la base de la superposición de varios planos de tiempo Y realidad, el artista representa la transformación de los diversos estados del agua, de la sustancia líquida a la gaseosa . Con esta,  Viola señala la calidad meditativa trascendental del agua, la sustancia universal . Muchas de las preguntas que nos preocupan en relación con el sentido del olfato en la era actual también están contenidos en el trabajo de vídeo, que consta de diez entrevistas, huele usted – Olor Me (1998) por el artista griego Jenny Marketou, que se presenta en el centro de la exposición.

El Arte del Perfume, no es una exposición sobre el perfume. Su enfoque es deliberadamente experimental y su intención es provocar la reflexión sobre nuestra a menudo descuidada capacidad sensorial tan importante y emocionante.

Quiere aoportar sensaciones en su hogar? Visite este blog