Olfato y marketing olfativo

En algún momento la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas se han preguntado si su trabajo da el beneficio esperado. Podrían beneficiarse al tener sus propios aromas de empresa.

Antes de descartar la idea, considere esto: Muchas empresas ya atraen clientes a través de las narices de sus clientes. Panaderías, cafeterías, perfumerías y restaurantes encabezan la lista, pero estancos y distribuidores de marroquinería también venden por el olfato. Y por supuesto, mediante el aroma a palomitas de maíz en el cine.

Los científicos han llevado a cabo pruebas para demostrar que los aromas provocan reacciones poderosas. El ejemplo más famoso quizá era cómo el olor de magdalenas recién horneadas llevó a Marcel Proust a escribir su novela Recordando el tiempo perdido .

Así que esto es importante para vincular correctamente el olor con la venta. Por ejemplo, en 2014 la cadena de tienda de ropa para hombres DXL, ganó el Más Innovador uso del Marketing Olfativo  mediante la difusión de su “odotipo” para atraer más clientes a sus tiendas.

Tampoco es sorprendente que algunas empresas realmente necesiten desplegar aromas para camuflar los olores que tienen.

Por ejemplo, la cadena Anytime Fitness dosifica un aroma “té blanco e higo” en sus centros; de acuerdo con su proveedor, la fragancia “revigoriza.” Es de esperar que también des-revigorice el aroma de sudor.

Antes de poner ambientadores de pino alrededor de su negocio, tenga en cuenta que, si bien un poco es bueno, mucho es demasiado . La idea es hacer que sus clientes se sientan felices de estar allí, y no se sientan agobiados al respirar el aire.

Las emociones humanas se transmiten mediante el olfato..

La ciencia del olfato puede incluso ayudar a mejorar su negocio, y no sólo para mejorar la imagen. Todos hemos oído hablar del “flop sweat. “Existen señales químicas que hacen que las personas se sincronicen emocionalmente “. Resulta que nuestras emociones salen de nuestros poros, especialmente bajo estrés.

Por ejemplo, parte de nuestro instinto de confiar o no confiar en algo ó en alguien, contratar o no contratar, proviene del mal olor que emite la otra persona. Por lo general, no somos conscientes de ello, ya que nuestro sentido del olfato nos alerta de los malos olores, pero esos sutiles aromas siguen ahí.

Gün Semin y su equipo realizaron unos experimentos en los que recogian el sudor producido en unos casos por una serie de personas varones mientras veían una película de miedo, y por en otros, por una película que les provocaba una sensación de rechazo y asco. Durante los dos días anteriores a la prueba no se les permitió fumar, ni practicar ejercicio físico,  ni consumir alimentos aromatizados, o alcohol, a la vez que se les instó a que usaran productos de cuidado personal sin aromas. A continuación, se expuso a las mujeres a las muestras de sudor recogidas mientras se registraban sus expresiones faciales y el movimiento de sus ojos. Tal y como pronosticaron los científicos, las mujeres expuestas al “sudor de miedo” mostraron expresiones de temor, abriendo las fosas nasales y los ojos, y aumentando su percepción sensorial, mientras que aquellas que olían el “sudor de asco” mostraban en el rostro gestos de desagrado, frunciendo el ceño, bajando las cejas,  y arrugando la nariz. Y lo más interesante es que ninguna de las participantes fué consciente de esos efectos ni lo relacionó con el olor percibido.