Los supermercados de Nueva York incorporan el marketing olfativo

Hay una cadena de supermercados que piensa que la manera más rápida de llegar a los bolsillos de sus clientes es a través de la nariz, por lo que está llenando los pasillos con aromas alimentarios artificiales para atraer a los clientes.

Un supermercado  en Brooklyn, Nueva York, se ha especializado en poner ambientadores profesionales en sus paredes que llenan el aire con un olor de chocolate con leche y pan recién horneado, entre otros olores.

El supermercado de Brooklyn tiene cinco máquinas en diferentes zonas, incluyendo  olor a pomelo, chocolate y focaccia de romero en la panadería.

La empresa que les suministra estos ambientadores profesionales, ofrece 350 tipos de olores para elegir. Las máquinas son parte de una campaña de marketing que se dirige al sentido del olfato los compradores. Pero si desea crear su propio aroma original,  le costará 5.000 dólares.

La coordinadora de la mercancía de la tienda, Angelina Khristichenko, dice que instaló las máquinas hace dos meses después de haber oído acerca del marketing olfativo en el extranjero. “Creo que debido a estas máquinas hace que los clientes tengan más hambre”, dijo.

El objetivo es simple – hacer que los clientes estén hambrientos, y a su vez, abran sus billeteras.

Las ventas en el departamento de productos de la tienda de comestibles, han subido al menos un siete por ciento. Así que con cada máquina que cuesta $ 99 al mes, este mercado ha hecho una buena inversión.

En los EE.UU., los consumidores gastan un estimado de $ 500 mil millones al año en comida. Con olor que representan el 75 por ciento de lo que saboreamos, Brill comentó no se puede negar un efecto psicológico.

Melvin Oatis, supervisor clínico de la Universidad Child Study Center de Nueva York, dijo: “El sentido del olfato es tan primitivo, que entra en una parte olfativa del cerebro antes de que éste pueda registrarlo, siendo una  maravilla del inconsciente que nos sucede. Así que el sentido del olfato en realidad se traduce posteriormente en, ‘Ah, yo ni siquiera estaba hambriento, pero ahora quiero palomitas de maíz.’ ”

Pero no es el olor de palomitas de maíz que está abrumando a los compradores en esta tienda de Brooklyn – es la carne ahumada, entre otros olores.

Cuando una mujer se enteró de que el olor de la carne ahumada no era real en el departamento de carnes,  no le molestó el olor artificial ya que dijo que le agradaba el olor. “Está funcionando”, dijo el director.

En el supermercado de Brooklyn  también reparten muestras gratuitas de alimentos para que los clientes puedan degustarlos. Con los ambientadores profesionales, aseguran que es la combinación perfecta.

Quiere aromatizar su casa? Lea esto.