Estimulación mediante los aromas. Cada vez más estudios muestran el efecto de los aromas en el comportamiento. En este caso en ratas, pero extrapolable al ser humano.

En un experimento a unas ratas, se les estimuló una fosa nasal con olor a cedro, tapándoles la otra fosa nasal. Al mismo tiempo se les suministró leche mediante un tubito. A continuación se les tapó el orificio estimulado y se les abrió el otro. Después de un tiempo, se ofreciió a las ratas elegir entre una jaula con olor a cedro y otra sin olor. Las ratas permanecieron mucho más tiempo en la jaula con olor. Este ejemplo sirve para demostrar los efectos de la estimulación con los aromas y el marketing olfativo en los seres humanos.