Rizando el rizo con los aromas.

Cada vez es más habitual entrar en una tienda y percibir un aroma, ó entrar en una farmacia con un olor a lavanda, ó una clínica dental con un olor a talco que busque tranquilizar al paciente en la sala de espera.

Pués una novedad más. Un despertador que expulsa aroma.

Un joven de 18 años, Guillaume Rolland,  ha sido premiado en francia por su invento de un despertador aromático llamado ‘Sensorwake’, al que ha materializado un estudiante de diseño, y que ha sido construido con una impresora 3D.

El despertador ‘Sensorwake’ dispone de una pantalla digital, botones de ajustes, luz de fondo y un perfume que se dosifica a la hora en que se programa mediante un  ventilador.

El objetivo es convertir el desagradable momento de despertarse de madrugada para ir al trabajo, en un agradable, aromatizado  y placentero despertar

El principio de funcionamiento es similar al de las máquinas de cápsulas de café, mientras que en el despertador se utiliza una bolsita perfumada para la difusión de un aroma agradable hacia las glándulas pituitarias.

Hasta el momento han desarrollado quince aromas, por lo que el usuario  de momento puede elegir entre otras, olor de fresa, chocolate, menta, café, mermelada de frutas diversas, croissant, etc.

Todos los aromas han sido elaborados por una empresa, especializada en marketing olfativo.

Según el inventor, el Sensorwake logra el objetivo de despertar en un minuto con el aroma elegido y sin necesidad de sufrir el sobresalto de los zumbidos del despertador habitual.